Por qué no le veo sentido al cambio de hora

Creo que no soy el único que lo piensa, pero es que no le veo sentido que un país que tiene actividad hasta las 10 de la noche, se tenga que adaptar el horario de invierno, haciéndose de noche en el peor de los casos a las 6 de la tarde. Puede que tenga sentido en otros países de Europa, donde se trabaja más por la mañana y los comercios cierran mucho más pronto, pero no aquí.

Fotografía de nadia_the_witch
Fotografía de nadia_the_witch

En primer lugar, en las industrias, la mayoría de empresas trabaja por turnos de forma ininterrumpida durante las 24 horas. En este caso igual da un horario que otro.

En segundo lugar, los comercios, los peor parados. La actividad comercial en España suele empezar entre las 9 y las 10 (que es de día) hasta el tramo comprendido entre las 8.30 y las 10.00 de la tarde. Se observa claramente, que las personas que trabajan en esta actividad tendrán que encender las luces a las 6 de la tarde y no a las 7, si el cambio de hora no se produjera.

En tercer lugar, las oficinas, en las que se suele entrar entre las 8 y las 9, y salir entre las 6 y las 7 y en ocasiones más tarde. Quizás sea uno de los sectores que se pueda beneficiar este cambio, pero siempre suponiendo que se empiece a trabajar a las 8 y no a las 9 y se termine a las 6 y no a las 7.

Por último, cualquier trabajo que se desempeña únicamente por las mañanas, está claro que siempre se verán beneficiados por el cambio. Sin embargo, una vez visto que los sectores más fuertes como el sector servicios (comercios, locales de restauración y demás) y la industria, no están afectados o incluso es mejor el horario de verano, parece lógico que este cambio no pueda aportar tanto como dicen. Y de hecho puede que tenga más inconvenientes que ventajas.

¿Se hará este cambio, quizás, porque beneficia a las compañías energéticas? Ya que al haber menos luz la gente sale menos y vuelve a casa antes, está más en casa, utiliza más luz, calefacción y electricidad en general.

Leí ayer en el diario ABC un artículo que habla sobre los problemas que produce este cambio horario en las personas, ya que me parece que no debemos fijarnos solamente en el poco ahorro que se pueda tener con el cambio, sino también en qué nos puede afectar a todos.

Al hacerse la tarde más corta, se reduce la actividad exterior, los paseos, el ejercicio al aire libre. Hay que tener en cuenta los beneficios de la luz del día, con la cual tenemos más energía y somos más felices y al aumentar la actividad exterior se consigue tener una buena medida para evitar la obesidad. Sinceramente me parece que no cambiando la hora en invierno, se conseguiría mejorar el humor, la salud y la actividad de toda la población.

Comentar, para terminar, que hace un par de años cree un grupo en facebook para ver cuántas personas están en contra del cambio de hora en invierno. Veo que no soy el único.

Y digo yo, si ésta medida se aplicó en 1974, no hace tantos años… ¿no podríamos echar marcha atrás y dejarla de aplicar?

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.