Android como factor diferenciador

Llevo ya algo más de 4 meses con un smartphone Android, el Samsung Galaxy S y lo cierto es que, la diferencia respecto al terminal que tenía antes, un Nokia N95, ha sido muy grande.

Ante mi sorpresa, a nivel técnico he ido a peor, ya que tras utilizar ambos terminales considero que el móvil Nokia era mucho mejor en calidad que el actual de la casa Samsung. Tanto como marca, que me daba más sensación de calidad, como en cuanto a sonido (tanto altavoces como en conversación telefónica) y también en cuanto a la lente, ya que el Nokia llevaba una Carl Zeiss. Además, pese a ser un teléfono de hace unos 4 años, contaba prácticamente con las mismas características que el nuevo. Claro está, que en cuanto a potencia y velocidad no tiene nada que ver, el Galaxy S es un Ferrari a su lado.

¿Por qué digo entonces que el cambio ha sido muy grande? Fundamentalmente por dos cosas, porque el Samsung Galaxy S es táctil pero sobre todo, porque utiliza el sistema operativo Android, mientras que el Nokia utilizaba Symbian.

Para mí uno de los mayores errores que he visto en el sector de telefonía ha sido el de Nokia, de querer abarcar tanto en hardware como en software y a raiz de ahí estar perdiendo mes a mes su liderazgo, sobre todo en cuanto a smartphones . Por su parte, Samsung ha sabido adaptarse y escoger Android como sistema en la mayoría de sus nuevos terminales está siendo determinante en el gran éxito que está teniendo la marca coreana.

Hasta donde pretendo llegar es a la importante relación entre hardware y software para que un smartphone sea realmente bueno. Tener el mejor dispositivo sin un buen sistema operativo, le quita calidad global al producto. Me parece que Nokia con sus últimas decisiones se ha autodescartado y aunque recientemente firmó un acuerdo con Microsoft dudo que, incluso unidos, puedan superar a Android.

Y es que Android tiene un tremendo potencial, una gran comunidad y una importante empresa detrás, como es Google, con la que en muchos casos es mejor colaborar que competir.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.