Qué puede hacer un joven durante la crisis

La crisis está aquí, sentada junto a nosotros. Hace un tiempo ya que nos visitó y parece que su estancia se prolongará algunos meses más, quizás algún año más.

Entonces bien, qué podemos hacer mientras estemos en crisis?

Por una parte decir que el joven que ya se encuentre en el mundo laboral y que, además, consiga continuar en su puesto de trabajo es todo un afortunado.

Por otra parte, un estudiante que esté finalizando o haya finalizado recientemente un ciclo formativo o una titulación universitaria tal vez no encuentre trabajo enseguida y puede que incluso tras unos meses tampoco haya encontrado trabajo. Lo mismo ocurre con los desempleados de corta edad, seguramente y pese a contar con cierta experiencia, puede que encontrar otro empleo no sea tarea fácil.

Conociendo está situación se me ocurren tres posibles opciones, a mi juicio mejores que la de ponerse a buscar un empleo en estos momentos:

  1. Montar una empresa. Un estudiante no tiene nada que perder y en estos momentos todavía menos, ya que probablemente no tendrá ni que dejar pasar ofertas de trabajo. Además, aunque luego la empresa no funcione siempre se tendrá una excelente experiencia de haber emprendido y de, al menos, haberlo intentado.
  2. Seguir estudiando. Muchos no se habrán parado a pensarlo pero puede que sea una de las mejores opciones ya que, además de mejorar la posición académica y los conocimientos, al finalizar los nuevos estudios seguramente la crisis ya haya pasado y exista una mayor oferta de empleo. Y no solo eso, es que para el mercado será una persona mucho más capacitada y sobre todo, recién titulada, cosa que en la mayoría casos se valora mucho.
  3. Opositar. Probablemente la única forma de conseguir un empleo estable hoy en día, sin embargo es probable que mucha gente escoja esta opción con lo que habrá mucha competencia, pero siempre se puede intentar.

Pienso que estas opciones serían excelentes soluciones a nivel individual pero también a nivel global ya que permitirían acercar un poco la demanda a la oferta de empleo existente.

2 comentarios

  1. Personalmente creo que la mejor es la primera que comentas.

    Lo que no intentas de joven luego te cuesta cada vez más, entre otras cosas porque sueles tener más responsabilidades que de algún modo te limitan la libertad de movimiento: familia, hipoteca 🙂

    JM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.